El Proyecto solidario de Dallington en la India

Divine Mercy School. Andhra Pradesh. India.

Let your light shine

En junio 2018 se abrió el colegio Divine Mercy School, en Andhra Pradesh, en el sureste de India, que ha permitido el acceso a la educación de 300 niños que hasta la fecha estaban sin escolarizar debido a su origen racial. En la India sigue siendo común la creencia de que la casta de los Daliths no merece tener acceso a la educación. Pero en esta preciosa y tranquila zona de poblados daliths, el acceso a la educación es ya posible.

El pasado mes de diciembre tuvimos la enorme suerte de visitar el colegio, y de pasar unos días intensos con su equipo de profesores, caracterizados por su fuerza, su ilusión y su entrega, y con quienes nos hemos comprometido a brindarles todo nuestro apoyo desde Dallington, a nivel de recursos didácticos, planificaciones curriculares y formación docente.

El impulsor y alma del proyecto es el Padre Kiran, sacerdote indio que nació y creció en este pueblo, y que hace varios años monta la Fundación RADDES (Rural Action Downddrodden Development and Education Society) a través de la cual comienza dando respuesta a lo más urgente: la mortalidad infantil, por la falta de potabilización del agua y la hambruna. Para ello, construyó pozos y lanzó un programa de alimentos a través del que se benefician más de 200 familias, con la ayuda de un grupo de españoles.

Por último, como niño y joven Dalith ha vivido la marginación que existe contra esta casta,  no ha parado hasta cumplir su sueño, que empieza a hacerse realidad hace seis meses: abrir un colegio en su pueblo natal con el fin de conseguir que todos los niños estén escolarizados.

Gracias al esfuerzo de su familia, que donó la tierra donde construir el colegio, y la colaboración de un grupo de colaboradores europeos, el año pasado se pudo construir la primera planta del colegio y contratar al primer equipo de profesores. Tardó varios meses en convencer a las familias daliths de la importancia de escolarizar a sus hijos. Los impedimentos  que aludían eran la falta de recursos económicos para afrontar la escolaridad y el comedor y la lejanía de los colegios. Sin dudarlo, el Padre Kiran les ofreció escolaridad gratuita, una comida fuerte al día que recibirían en el colegio, y transporte desde sus poblados. Gracias a su fe y perseverancia ha conseguido, en este primer curso escolarizar a 300 niños. Su objetivo para el 2019 es construir la segunda planta del colegio y escolarizar al centenar de niños que se han quedado fuera. Nuestra misión: ¡ayudar a conseguirlo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.